20 marzo 2012

CHARLES BAUDELAIRE, EL SIMBOLISMO




CHARLES BAUDELAIRE


Poeta y crítico francés, es el principal representante de la escuela simbolista. 
Nació en París el 9 de abril de 1821. 
Su niñez y su adolescencia fueron tristes, pues quedó huérfano de padre cuando tenía sólo seis años. Su madre  volvió a casarse pronto y Charles fue criado por una sirvienta de la familia llamada Mariette.

Su familia no aprobaba su vocación literaria, y lo embarcaron para Calcuta en la India en para alejarlo de la bohemia parisina. Pero abandonó el barco en la isla Mauricio y regresó a París, con la intención de dedicarse a la literatura. 
Baudelaire retratado por Emile Deroy

Para solventar sus problemas económicos, comenzó a escribir críticas en los periódicos franceses en las que comentaba las pinturas y los dibujos de artistas contemporáneos franceses como Daumier, Manet y  Delacroix.

Retrato de Baudelaire pintado por Gustave Courbet

Al llegar a la mayoría de edad, heredó la fortuna de su padre, lo que le permitió irse de casa y disfrutar de una vida de lujo. Tiene continuos choques con su familia por su inclinación hacía los prostíbulos, las drogas y el ambiente bohemio. 


Las grandes sumas de dinero que gastó en su apartamento del Hôtel Lauzun y su estilo de vida decadente le dieron fama de excéntrico, e inmoral y le hicieron endeudarse para  el resto de su vida.






Habitación del Hôtel Lauzun de París

Durante este periodo de libertad y ocio, Baudelaire fue, sin embargo, enormemente creativo y escribió muchos de sus mejores poemas.
En esta época escandalizó a la sociedad parisina con sus relaciones con Jeanne Duval, una bella mulata.

Jeanne Duval, amante de Baudelaire retratada por Manet

Fue además pionero en el campo de la crítica musical, donde destacan sobre todo sus elogios a la obra de Wagner, que consideraba como la síntesis de un arte nuevo. 
En literatura, apreció mucho a Hoffmann y a Edgar Allan Poe, del que realizó numerosas traducciones.


LAS FLORES DEL MAL

La obra más importante de Baudelaire es  una recopilación de poemas que lleva por título Las flores del mal, se publicó en 1857. 
Por su contenido, el gobierno francés acusó a Baudelaire de atentar contra la moral pública, multó al poeta y censuró seis de los poemas originales que no aparecieron en ediciones posteriores.  
A pesar de la defensa de Baudelaire que hizo el mundo literario francés, esta censura no se levantó hasta casi cien años después, en 1949.




TRES POEMAS DE LAS FLORES DEL MAL 



EL AMOR Y EL CRÁNEO
Viñeta antigua

El amor está sentado en el cráneo
de la Humanidad,
y desde este trono, el profano
de risa desvergonzada,
sopla alegremente redondas pompas
que suben en el aire,
como para alcanzar los mundos
en el corazón del éter.

El globo luminoso y frágil
toma un gran impulso,
estalla y exhala su alma delicada,
como un sueño de oro.

Y oigo el cráneo a cada burbuja
rogar y gemir:
—Este juego feroz y ridículo,
¿cuándo acabará?

Pues lo que tu boca cruel
esparce en el aire,
monstruo asesino, es mi cerebro,
¡mi sangre y mi carne!





EL GATO

Ven, mi hermoso gato, cabe mi corazón amoroso;
retén las garras de tu pata,
y déjame sumergir en tus bellos ojos,
mezclados de metal y de ágata.
Cuando mis dedos acarician complacidos
tu cabeza y tu lomo elástico,
y mi mano se embriaga con el placer
de palpar tu cuerpo eléctrico,
veo a mi mujer en espíritu. Su mirada,
como la tuya, amable bestia,
profunda y fría, corta y hiende como un dardo,
y, de los pies hasta la cabeza,
un aire sutil, un peligroso perfume,
flotan alrededor de su cuerpo moreno.




EL ALBATROS






¿QUÉ ES EL SIMBOLISMO?


El Simbolismo fue uno de los movimientos artísticos más importantes de finales del siglo XIX, originado en Francia  y en Bélgica.
El movimiento tiene sus orígenes en Las flores del mal de Baudelaire. 
La obra de Edgar Allan Poe y su estilo influyeron también en el movimiento, proporcionádole la mayoría de imágenes y figuras literarias que utilizaría. 
La estética del Simbolismo fue desarrollada por Stéphane Mallarmé y Paul Verlaine. 
Fue definido como un movimiento oscuro y enigmático debido al uso audaz de metáforas que buscaban evocar las afinidades ocultas por medio de la sinestesia.



Henri Fantin-Latour pintó Coin de table, retrato colectivo de los simbolistas. 
En él aparecen Verlaine  y Rimbaud sentados a la izquierda.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada