20 marzo 2015

WILLIAM SHAKESPEARE, CARACTERÍSTICAS DE SU TEATRO

CARACTERÍSTICAS DEL TEATRO DE WILLIAM SHAKESPEARE 
William Shakespeare es el iniciador del moderno teatro inglés. 
Conserva los cinco actos del teatro clásico, pero no así las unidades de lugar, tiempo y acción. 
Puede mezclar prosa y verso y también elementos trágicos y cómicos. 

Destaca su concepción del personaje cómico, que no se limita simplemente a poner la nota cómica, sino que alcanza en ocasiones hondura filosófica, de modo que el humor es más amargo que burlesco.


LA FAMA DE SHAKESPEARE
Shakespeare fue un poeta y dramaturgo venerado ya en su tiempo, pero su reputación no alcanzó las altísimas cotas actuales hasta el siglo XIX.

Los románticos, particularmente, aclamaron su genio, y los victorianos adoraban a Shakespeare con una devoción que George Bernard Shaw denominó "bardolatría".
En el siglo XX, sus obras fueron adaptadas y redescubiertas en multitud de ocasiones por todo tipo de movimientos artísticos, intelectuales y de arte dramático.

Durante una votación abierta al público en el año 2014, Shakespeare surgió como el gran favorito para ingresar en el llamado Salón de la Fama británico, con el 50 por ciento más de votos que cualquier otra personalidad histórica, invento científico o herencia culinaria. 
Las comedias y tragedias shakespearianas han sido traducidas a las principales lenguas, constantemente son objeto de estudio y se representan en diversos contextos culturales y políticos de todo el mundo. 
Shakespeare es generalmente reconocido como el más grande escritor de todos los tiempos, figura única en la historia de la literatura. 
La fama de otros poetas, tales como Homero y Dante, o de novelistas como Cervantes, Tolstoi o Dickens, ha trascendido las barreras nacionales, pero ninguno de ellos ha llegado a alcanzar la reputación de Shakespeare, cuyas obras hoy se leen y representan con mayor frecuencia y en más países que nunca.


TEMAS SHAKESPERIANOS
Hoy en día siguen vigentes y pueden ser perfectamente entendidos por nosotros los temas clásicos shakesperianos.

El amor en su múltiples facetas traicionado, incestuoso, malogrado, capaz de un crimen.
El deseo sexual como una fuerza poderosa.
La amistad, la traición y la mezquina villanía.
La inocencia y los celos.
El perdón  y la redención.
La idea de la justicia tanto la humana como la divina, o la monárquica.
La guerra y sus terribles consecuencias.
La responsabilidad individual de la propias acciones y de las consecuencias de ellas, e incluso de las reacciones que provocamos intencionadamente en los demás.
La autoridad del Estado monárquico.
La fe religiosa.
La vejez y sus consecuencias.
El libre albedrío y el destino...

DRAMAS HISTÓRICOS
En sus dramas históricos se llevan al escenario asuntos de la historia inglesa, reflejando el sangriento pasado, plagado de asesinatos y conspiraciones. 
Sin embargo, en estas obras interesa más la profundización en los personajes que los propios hechos. 
COMEDIAS
En sus comedias partió de la comedia de enredo de raíces clásicas e italianas. 
Nos encontramos con intrigas amorosas salpicadas de dificultades, celos y malentendidos. 
Shakespeare enriquece la comedia porque crea personajes perfectamente individualizados. Además, suele mezclar la realidad y la fantasía.
TRAGEDIAS 
En sus tragedias convierte a los protagonistas, trazados con enorme profundidad y perfección, en símbolos de actitudes humanas: el amor, los celos, la duda, la ambición, el amor filial…
Frente a estas pasiones desbordadas no hay más salida que la muerte, final común a todas las tragedias. 
 Las ilustraciones de esta entrada son obras de William Blake sobre temas shakesperianos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada