26 marzo 2015

MIGUEL HERNÁNDEZ, ELEGÍA A RAMÓN SIJÉ



MIGUEL HERNÁNDEZ
Miguel Hernández Gilabert es un poeta y dramaturgo español que nace en Orihuela el 30 de octubre de 1910.

De familia humilde, tiene que abandonar muy pronto la escuela para ponerse a trabajar como pastor.
Toma parte muy activa en la Guerra Civil española, y al terminar ésta intenta salir del país pero es detenido en la frontera con Portugal y muere en la prisión de Alicante el 28 de marzo de 1942.

Miguel Hernández desarrolla su capacidad para la poesía gracias a ser un gran lector de la poesía clásica española. 
Llega a formar parte de una tertulia literaria en Orihuela, donde conoce a Ramón Sijé y establece con él una gran amistad.

La "Elegía a Ramón Sijé" pertenece al libro de poemas de Miguel Hernández titulado El rayo que no cesa.
Es el poema número 29 y fue introducido en este poemario justo antes de su edición.
El rayo que no cesa había estado concebido como una colección de poemas sobre los amores del autor. 
Miguel Hernández introduce esta elegía tras la repentina muerte de su gran amigo. 
El poema, en el que Miguel Hernández nos transmite su dolor por la muerte de su amigo, está escrito en tercetos encadenados formados por versos endecasílabos de arte mayor con rima consonante.


ELEGIA A RAMÓN SIJÉ

(En Orihuela, su pueblo y el mío, 

se me ha muerto como del rayo 
Ramón Sijé, con quien tanto quería.)

Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que ocupas y estercolas,
compañero del alma, tan temprano.

Alimentando lluvias, caracolas
y órganos mi dolor sin instrumento,
a las desalentadas amapolas

daré tu corazón por alimento.
Tanto dolor se agrupa en mi costado,
que por doler me duele hasta el aliento. 


Un manotazo duro, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empujón brutal te ha derribado.

No hay extensión más grande que mi herida,
lloro mi desventura y sus conjuntos
y siento más tu muerte que mi vida.

Ando sobre rastrojos de difuntos,
y sin calor de nadie y sin consuelo
voy de mi corazón a mis asuntos.

Temprano levantó la muerte el vuelo,
temprano madrugó la madrugada,
temprano estás rodando por el suelo.

No perdono a la muerte enamorada,
no perdono a la vida desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada.

En mis manos levanto una tormenta
de piedras, rayos y hachas estridentes
sedienta de catástrofe y hambrienta

Quiero escarbar la tierra con los dientes,
quiero apartar la tierra parte a parte 
a dentelladas secas y calientes.

Quiero minar la tierra hasta encontrarte
y besarte la noble calavera
y desamordazarte y regresarte.

Volverás a mi huerto y a mi higuera:
por los altos andamios de mis flores
pajareará tu alma colmenera

de angelicales ceras y labores.
Volverás al arrullo de las rejas
de los enamorados labradores.

Alegrarás la sombra de mis cejas,
y tu sangre se irá a cada lado
disputando tu novia y las abejas.

Tu corazón, ya terciopelo ajado,
llama a un campo de almendras espumosas
mi avariciosa voz de enamorado.

A las aladas almas de las rosas
del almendro de nata te requiero,
que tenemos que hablar de muchas cosas,
compañero del alma, compañero.

(1 0 de enero de 1936)

El rayo que no cesa. Miguel Hernández















23 marzo 2015

AMELIA EDWARDS, MIL MILLAS NILO ARRIBA

AMELIA EDWARDS
La escritora y egiptóloga Amelia Ann Blandford Edwards nació en Londres en 1831.
Comenzó desde muy temprana edad a mostrar un talento especial para las artes. Estudió danza, música, pintura y literatura.
Su familia quería que siguiera una carrera musical como cantante de ópera, pero la joven se inclinó por la escritura.
Amelia cultivó diversos géneros como la novela, la poesía, el periodismo y los libros de viajes ilustrados y dibujados por ella misma. 
Amelia Edwards viajó a Egipto en otoño de 1873 en compañía de varios amigos, para escapar de la lluvia en unas vacaciones de senderismo en Francia. 
Amelia tenía cuarenta y dos años cuando visitó El Cairo, quedando impresionada, en ese único viaje que hizo a Egipto, ante las maravillas arqueológicas que pudo ver allí. 
Se vio cautivada al instante por el valle del Nilo y sus historias antiguas y modernas y comenzó el estudio de los caracteres jeroglíficos y de las antigüedades egipcias.


Su vida sentimental quedó al margen siendo Egipto, como ella declaró “su amante y su compañero más fiel”.
A su regreso a Inglaterra, publicó un relato de sus viajes, Mil millas Nilo arriba que consiguió un éxito inmediato. 
En el siglo XIX, la protección y estudio de los monumentos egipcios era algo reciente, y la difícil situación de muchas de estas antigüedades empujo a Amelia Edwards a la acción. 
De ahí que, en 1882, Amelia patrocinara el nacimiento de la Egypt Exploration Fund, que sigue existiendo en la actualidad con el nombre de Egypt Exploration Society, para el patrocinio de estudios y excavaciones en Egipto y para evitar el expolio y el mercado negro que sufrían las antigüedades egipcias.
Amelia entabló amistad con Howard Carter, Maspero y con Flinders Petrie, a quien financió en sus trabajos de excavación en Egipto. 
En 1889, Amelia viajó hasta Estados Unidos para recaudar dinero para su fundación y dar alguna conferencia. 
Escribió sobre la reina Hatshepsut, discrepando con otros egiptólogos que no daban importancia a este personaje histórico. 

Fue muy efectiva en sus esfuerzos para recaudar fondos para la excavación en Egipto y entre sus  logros en el campo de la egiptología destaca el legado de una valiosa colección de antigüedades egipcias al Colegio de la Universidad de Londres junto con una importante partida económica. 

Amelia Edwards falleció en Inglaterra, su país natal, en 1892. 



MIL MILLAS NILO ARRIBA

Amelia Edwards realizó un viaje por el Nilo a raíz del cual escribió, en 1877, el libro A Thousand Miles up the Nile, dibujando ella mismo las ilustraciones y siendo grabadas por G. Pearson. 

Con esta obra, que alcanzó un importante éxito, Amelia B. Edwards se hizo famosa en su tiempo y se la llegó a llamar la reina de la egiptología. 
Amelia pintó hermosas acuarelas de su estancia en Egipto las cuales sirvieron de base a los grabados de su libro.





Acuarela de las tumbas cercanas a Asyut hecha por Amelia Edwards en 1877 
después de que regresara de su viaje por Egipto.
Imagen cortesía de la Egypt Exploration Society

En agradecimiento y reconocimiento al trabajo realizado por G. Pearson para su libro, la autora manifestó:
"Del trabajo del grabador sólo diré que no sé de qué manera podría ser mejorado. Me parece que algunos de estos bloques son ejemplos del punto más alto conseguido en el arte del grabado en madera que se haya realizado hasta el momento".




Y sobre los dibujos hechos sobre la matriz de madera, realizados por Percival Skelton, Amelia declaró: 
“Nadie tan plenamente como yo puede apreciar lo mucho que debemos a este tipo de artistas observando la delicadeza del tratamiento de su lápiz, y los sentimientos artísticos con el que ha interpretado los dibujos originales”.




En lo que respecta a su viaje por Egipto, parece que lo que más le impresionó a la autora fue el lamentable estado de abandono en el que se encontraban  los monumentos que vio. 

Si te apetece leer este famoso libro de Amelia Edwards, haz click en el siguiente enlace:

A Thousand Miles Up the Nile by Amelia B. Edwards



EL LEGADO DE AMELIA EDWARDS
A su muerte, Amelia Edwards dejó como su legado dos instituciones líderes en la egiptología británica:
El Fondo de Exploración de Egipto fundado en 1882.
La primera cátedra de  Egiptología en Inglaterra, la Cátedra Edwards de Arqueología Egipcia y Filología.

Su arqueólogo favorito en Egipto, William Matthew Flinders Petrie, se convirtió en el primer profesor de la Cátedra Edwards de Arqueología Egipcia y Filología, a la edad de treinta y nueve años. 


El legado fue ofrecido al University College de Londres, en lugar de a las universidades de Oxford o de Cambridge, porque en esa fecha el UCL era el único lugar en Inglaterra, donde se les daba grados a la mujeres.
También en relación con la Cátedra Edwards, dejó en herencia todos sus libros, fotografías y otros documentos relativos al Antiguo Egipto pero conservó para ella sus dibujos y bocetos.
Además legó su colección de antigüedades egipcias, citamos textualmente la relación de su legado:
"Mi colección de joyería del Antiguo Egipto, escarabeos, amuletos, estatuillas de dioses en porcelana, bronce y piedra; mesas funerarias; esculturas; cerámica; escritos en tela o papiro, y otros varios monumentos".

Una de la cláusulas añadidas a su legado abría una puerta a las mujeres para el estudio de la egiptología e indicaba que: 
"Las clases, becas y exposiciones estarían abiertas a personas de ambos sexos".


Si quieres saber más sobre la Egypt Exploration Society, esta es su página:

Egypt Exploration Society






22 marzo 2015

E. V. GONZENBACH, VIAJE POR EL NILO




E. V. GONZENBACH
El barón E. V. Gonzenbach, también conocido como C. Von Gonzenbach, es famoso por sus dos libros de viajes.
Nació en 1847 el seno de una adinerada familia suiza que contó con Hölderlin entre los preceptores de sus hijas.
De Gonzenbach apenas tenemos datos biográficos,  solo se le conocen dos libros, uno titulado Nilefahrt Viaje por el Nilo sobre su viaje por Egipto, y otro Pilgerritt – Bilder aus Palästina und Syrien sobre sus viajes en peregrinaje a Siria y Palestina, publicados ambos en Alemania en 1895. 
Ambas obras despertaron la admiración de Herman Hesse, según sus propias palabras.
El barón es un rico viajero burgués interesado en la historia que viaja acompañado de su familia y su perro Ptah a lo largo del Nilo.
Lo acompaña su mujer de delicada salud, su hija y su amigo, un pintor y dibujante italiano, llamado Raffaele Mainella.
La dahabia está dotada de los mejores lujos occidentales y asiáticos y el rico barón viaja con sus sirvientes.

VISITA UNA DAHABIA
Si tienes curiosidad por ver como era la dahabia del barón Gonzenbach, con este vídeo puedes hacerte una idea y, de paso, practicar un poco el francés. 



VIAJE POR EL NILO
Viaje por el Nilo se inscribe en la tradición del viaje a Egipto y por extensión a todo el Oriente, tan fascinante para los occidentales y tan recurrentemente utilizado como tema literario.
El libro nos cuenta el viaje que realiza el barón von Gonzenbach por Egipto desde el 17 de noviembre de 1887 al 23 de abril de 1888.















E. V. Gonzenbach sale de Venecia donde conoció al pintor Raffaele Mainella, viaja en barco con su familia y sirvientes y llega a Alejandría y allí alquila una dahabia, nave pequeña, cubierta, de poco calado, tradicional en Egipto, en la sucursal de Thomas Cook e hijos, pioneros de los viajes organizados.

Lleva con él su amigo el dibujante, Raffaele Mainella, al que encarga captar en láminas lo más atractivo del itinerario.

Con una visión muy decimonónica de la naturaleza se adentra en el desierto buscando piezas de caza.
Asciende el Nilo con su dahabia y remonta los rápidos, o cataratas, de Assuan contratando a los nativos para que remolquen su nave.
Coincide en ocasiones con alguno de los primeros cruceros de turistas por el Nilo, en lo que eran los albores del turismo de grupo, describiendo cómo funcionaba en el siglo XIX aquella incipiente agencia de viajes llamada Thomas Cook.


Lo más llamativo, no obstante, es la deliciosa descripción de los monumentos que encuentra a su paso, de las gentes que viven a orillas del gran río y de las costumbres locales.

Y el discurrir de la vida del Nilo, todavía por entonces generador de cosechas, marcador del paso del tiempo y distribuidor de bienes a sus ribereños. 
A finales del siglo XIX, el Nilo lo es todo en Egipto y la vida a su paso discurre bajo casi las mismas pautas que 3.000 años antes, pues todavía no existe ningún embalse que entorpezca su milenario devenir.



Es una obra que es tanto la crónica de un viajero, en una época llena de romanticismo, como el documento de un historiador y estudioso aficionado sobre una zona de gran interés geográfico e histórico. 
Su visión de la arqueología es la propia de la época, aquellos objetos que se encuentra en su viaje no se consideran como un patrimonio común de la humanidad sino que pertenecen al que hizo el hallazgo.
Su hija recoge y guarda, como un recuerdo del viaje, cuentas de un collar de una de las tumbas que visitan.


A pesar de los años transcurridos, este libro es un clásico de la literatura de viajes y sigue siendo tan interesante como cuando se escribió.

La gran calidad como viajero y narrador de Gonzenbach nos introducirá rápidamente en el Nilo de la época, utilizando notables descripciones de lugares y personajes, junto con unas preciosas ilustraciones originales, que se prestarán a transportarnos a su diario, y a que realicemos el mismo itinerario sin dejar pasar ni un detalle de este especial mundo de faraones. 



Según Roland Barthes: "Todo viaje es iniciático".
Todo viaje es una puesta a prueba del individuo que se busca a sí mismo entre lo exótico, una búsqueda de lo que el viajero no conoce de sí en contraste con lo extraño.



RAFFAELE MAINELLA


En 1887, Raffaele Mainella, artista ya conocido, todavía en la treintena, tiene un encuentro en Venecia con el barón von Gonzenbach que le abre las puertas de la fortuna.

El orientalista suizo-alemán, von Gonzenbach, quiere viajar a Egipto para escribir una de sus obras geográficas, y desea llevar consigo a Mainella. 

El barón admiraba el gran talento del joven artista, la capacidad técnica, la frescura de expresión y la armonía que podría dar a los cuadros.



A estas cualidades excepcionales de Mainella se unían un gran genio y una gran capacidad técnica en la representación de la transparencia de la luz y las formas de un mundo de ensueño. 

Este viaje por el misterioso Oriente tendría una influencia significativa en toda la obra posterior de Raffaele Mainella.

Incluso muchos años después de su regreso a Italia y de sus viajes por Francia, no parece saber cómo romper con la visión del sol de Oriente.




En este viaje por el Nilo en una lujosa dahabia, mientras Gonzenbach toma notas, Mainella dibuja el esplendor de la luz de Egipto, sus tipos humanos, la poesía del Nilo, el amarillo intenso del desierto, la flora y la fauna y, naturalmente, los monumentos.

Estos dibujos fueron reproducidos en el libro Nilfahrt de Gonzenbach, titulado en español, Viaje por el Nilo.



Las circunstancias de este viaje fascinaron al pintor: la navegación durante meses a lo largo de las orillas del Nilo, la visita a los pueblos nilóticos y árabes, las tumbas, ruinas y monumentos del pasado faraónico, la estancia en una caravana en el desierto en tiendas de campaña...

Del viaje por Egipto trajo estudios, bocetos, dibujos y acuarelas, las más brillantes de su colección,  entre las que se incluyen las que reproducen las puestas de sol en el desierto.




Se ha tomado parte de la información para esta entrada de la reseñas de Jesús Sánchez Jaén y de Jesús Balduz sobre la obra de E. V. Gonzenbach.



20 marzo 2015

WILLIAM SHAKESPEARE, CARACTERÍSTICAS DE SU TEATRO

CARACTERÍSTICAS DEL TEATRO DE WILLIAM SHAKESPEARE 
William Shakespeare es el iniciador del moderno teatro inglés. 
Conserva los cinco actos del teatro clásico, pero no así las unidades de lugar, tiempo y acción. 
Puede mezclar prosa y verso y también elementos trágicos y cómicos. 

Destaca su concepción del personaje cómico, que no se limita simplemente a poner la nota cómica, sino que alcanza en ocasiones hondura filosófica, de modo que el humor es más amargo que burlesco.


LA FAMA DE SHAKESPEARE
Shakespeare fue un poeta y dramaturgo venerado ya en su tiempo, pero su reputación no alcanzó las altísimas cotas actuales hasta el siglo XIX.

Los románticos, particularmente, aclamaron su genio, y los victorianos adoraban a Shakespeare con una devoción que George Bernard Shaw denominó "bardolatría".
En el siglo XX, sus obras fueron adaptadas y redescubiertas en multitud de ocasiones por todo tipo de movimientos artísticos, intelectuales y de arte dramático.

Durante una votación abierta al público en el año 2014, Shakespeare surgió como el gran favorito para ingresar en el llamado Salón de la Fama británico, con el 50 por ciento más de votos que cualquier otra personalidad histórica, invento científico o herencia culinaria. 
Las comedias y tragedias shakespearianas han sido traducidas a las principales lenguas, constantemente son objeto de estudio y se representan en diversos contextos culturales y políticos de todo el mundo. 
Shakespeare es generalmente reconocido como el más grande escritor de todos los tiempos, figura única en la historia de la literatura. 
La fama de otros poetas, tales como Homero y Dante, o de novelistas como Cervantes, Tolstoi o Dickens, ha trascendido las barreras nacionales, pero ninguno de ellos ha llegado a alcanzar la reputación de Shakespeare, cuyas obras hoy se leen y representan con mayor frecuencia y en más países que nunca.


TEMAS SHAKESPERIANOS
Hoy en día siguen vigentes y pueden ser perfectamente entendidos por nosotros los temas clásicos shakesperianos.

El amor en su múltiples facetas traicionado, incestuoso, malogrado, capaz de un crimen.
El deseo sexual como una fuerza poderosa.
La amistad, la traición y la mezquina villanía.
La inocencia y los celos.
El perdón  y la redención.
La idea de la justicia tanto la humana como la divina, o la monárquica.
La guerra y sus terribles consecuencias.
La responsabilidad individual de la propias acciones y de las consecuencias de ellas, e incluso de las reacciones que provocamos intencionadamente en los demás.
La autoridad del Estado monárquico.
La fe religiosa.
La vejez y sus consecuencias.
El libre albedrío y el destino...

DRAMAS HISTÓRICOS
En sus dramas históricos se llevan al escenario asuntos de la historia inglesa, reflejando el sangriento pasado, plagado de asesinatos y conspiraciones. 
Sin embargo, en estas obras interesa más la profundización en los personajes que los propios hechos. 
COMEDIAS
En sus comedias partió de la comedia de enredo de raíces clásicas e italianas. 
Nos encontramos con intrigas amorosas salpicadas de dificultades, celos y malentendidos. 
Shakespeare enriquece la comedia porque crea personajes perfectamente individualizados. Además, suele mezclar la realidad y la fantasía.
TRAGEDIAS 
En sus tragedias convierte a los protagonistas, trazados con enorme profundidad y perfección, en símbolos de actitudes humanas: el amor, los celos, la duda, la ambición, el amor filial…
Frente a estas pasiones desbordadas no hay más salida que la muerte, final común a todas las tragedias. 
 Las ilustraciones de esta entrada son obras de William Blake sobre temas shakesperianos.

16 marzo 2015

JOHANNA SPYRI, HEIDI

JOHANNA SPYRI
La escritora suiza Johanna Spyri se dedicó a escribir novelas «para niños y aquellos que los quieren». 

Fue hija de un médico rural en Hirzel, un pueblo en las alturas al sur de Zúrich. 

Creció en el seno de una familia religiosa. Su abuelo había sido pastor del pueblo, y su madre escribía relatos píos para niños. 


Casa natal de Johanna Spyri en Hirzel


Johanna fue educada primero en la escuela del pueblo y más tarde en Zúrich. 
Después de la escuela pasó dos años en Yverdon, en la región francófona de Suiza. 

Tras su regreso a casa empezó a trabajar como institutriz de sus dos hermanas menores.

En esta época conoció la región de Maienfeld en el Cantón de los Grisones, donde transcurre Heidi.








Johanna Spyri pasó allí las vacaciones de verano, aprovechando el tiempo para visitar amigos.


Se casó con Johann Bernhard Spyri, un abogado amigo de su hermano, pero su matrimonio no fue demasiado feliz ya que el marido se interesaba más por la política que por su familia.


La pareja sólo tuvo un hijo, Bernhard Diethelm que siempre fue muy enfermizo.

Gran parte de sus novelas conoció el éxito en su época pero la escritora prefirió que su vida quedara en un discreto segundo plano.
Una vez dijo que no había nada de especial en el curso de su vida exterior, mientras que su vida interior estaba «llena de tormentas; pero ¿quién es capaz de describirlas?». 
Incluso pidió a los amigos que le devolviesen las cartas que les había mandado en el transcurso de los años para no dejar huella de sí y las destruyó junto con otros documentos personales.

HEIDI










La novela de Johanna Spyri, Heidi, fue publicada en 1880 en Gotha, Alemania.

Esta novela pasó desapercibida pero al año siguiente publicó el segundo volumen titulado Otra vez Heidi y ambas novelas pasarían a ser un clásico de la literatura infantil. 


Estos dos libros han sido traducidos a más de cuarenta lenguas y su tirada mundial supera los veinte millones de ejemplares. 



La novela recibe el nombre del personaje protagonista de la historia, Heidi, una pequeña niña huérfana que es enviada a vivir con su huraño abuelo en los Alpes suizos cercanos a la frontera con Austria en la segunda mitad del siglo XIX. 

Más tarde, Heidi es separada de su abuelo y enviada a la ciudad alemana de Frankfurt para hacer compañía a Clara Sesseman, una niña inválida.

En la ciudad, Heidi estará bajo la autoridad de la Señorita Rottenmeier, una mujer poco agraciada de edad madura, severa, rígida y amargada que trabaja como institutriz de Klara en la mansión de la familia Sesseman en Frankfurt.

En la ciudad, Heidi vivirá siempre con el recuerdo de sus queridas montañas y el deseo de ver a su abuelo.

Las aventuras de la pequeña Heidi, su amigo Pedro y Clara en Los Alpes suizos han conmovido a muchas generaciones de lectores.

Heidi ha sido dibujada por numerosos ilustradores y dibujantes entre los que destaca la obra de Maria L. Kirk.

En el Proyecto Gutenberg puedes leer Heidi en inglés en una edición de 1919 con láminas ilustradas por la dibujante Maria L. Kirk.

Si te apetece leerla y ver las ilustraciones, haz click en el siguiente enlace:

Existen al menos siete adaptaciones cinematográficas de Heidi.
En Hollywood se realizó una famosa película en 1937, donde la protagonista es interpretada por Shirley Temple.
Hay un número incalculable de versiones para el teatro, la radio, la televisión e incluso para la ópera así como en cómic o también una serie de anime kodomo.







08 marzo 2015

LA BIBLIA, LA MUJER FUERTE






LA BIBLIA
La Biblia es el conjunto de libros sagrados para el judaísmo y el cristianismo.
El témino biblia proviene del latín biblia, que a su vez deriva de un vocablo griego βιβλίον (biblíon),que significa "rollo, papiro o libro".

Para el cristianismo, la Biblia es una colección o recopilación de textos o libros escritos por hombres por inspiración divina, y que contiene las doctrinas que orientan el comportamiento de los cristianos.


PROVERBIOS
Proverbios forma parte de los libros del Antiguo Testamento que componen La Biblia y está atribuido tradicionalmente al rey Salomón.

Es uno de los llamados Libros Sapienciales y está formado por una colección de sentencias morales refranes, comparaciones, máximas, enigmas y alegorías. 

Se cierra con este poema acerca de las cualidades de la esposa ideal en el ámbito de una familia rural del antiguo Israel. 

Este poema tiene muy probablemente un valor simbólico. 

Es un poema acróstico en el que la primera letra de cada uno de sus versos corresponde a una de las del alfabeto hebreo según su orden desde el principio hasta el final. 





Ritual nocturno por Ricky Mujica 



LA MUJER FUERTE

Una mujer fuerte, ¿quién la hallará?
Vale mucho más que las perlas.

Confía en ella el corazón de su marido
y no cesa de tener ganancia.

Ella le procura el bien y no el mal
todos los días de su vida.

Busca lana y lino
y trabaja con su mano ágil.

Es como una nave mercante
que trae sus víveres de lejos.

Se levanta cuando todavía es de noche
y distribuye la comida a su casa
y la tarea a sus siervas.

Desea un campo y lo compra,
con el fruto de sus manos planta una viña.

Ciñe sus lomos de fortaleza,
y emplea la fuerza de sus brazos.

Ve que van bien sus negocios;
su lámpara no se apaga por la noche.

Echa  mano a la rueca 

y sus dedos giran el huso.

Tiende su brazo al desgraciado
y alarga la mano al indigente.

No teme la nieve para su casa,
porque toda su familia lleva doble vestido.

Ella se hace tapices,
lino fino y púrpura la visten.
En las puertas de la ciudad su marido es estimado,
cuando se sienta con los ancianos del país.

Teje telas de lino y las vende
y procura cinturones al mercader.

Fuerza y honor son su vestidura;
y mira gozosa al porvenir.

Abre su boca con sabiduría
y en su lengua hay una doctrina de bondad.

Vigila la marcha de su casa
y no come el pan de balde.

Sus hijos se levantan para proclamarla bienaventurada,
su marido para hacer su elogio:

"Muchas hijas se mostraron virtuosas,
pero tú sobrepasas a todas".

Engañosa es la gracia, y vana la belleza;
La mujer que teme a Dios, ésa debe ser alabada.

Dadle del fruto de sus manos,
y que en las puertas de la ciudad sus obras proclamen su alabanza.



(Pr 31,10-13.19-20.30-31)

Multitareas por Ricky Mujica



03 marzo 2015

LUIS BUÑUEL, ROBINSON CRUSOE


LUIS BUÑUEL
Luis Buñuel Portolés nació en Calanda, Teruel, en 1900, y falleció en Ciudad de México en 1983. 
A pesar de ser español, realizó la mayor parte de su obra tanto escrita como cinematográfica en Francia y en México. 
Pasó su adolescencia en Zaragoza y en 1917 se trasladó a la Residencia de Estudiantes de Madrid, donde conoció, entre otros, a Federico García Lorca, a Juan Ramón Jiménez y a Salvador Dalí. 
Se licenció en Filosofía y Letras. 
Publicó artículos, cuentos y poemas en diversos medios vanguardistas.

Después de asistir a una conferencia que dio Louis Aragon en la Residencia de Estudiantes, Buñuel deja Madrid para trasladarse a París. 

En la capital francesa, asistió a las tertulias de los inmigrantes españoles y se acerca cada vez más al grupo surrealista.

Buñuel estuvo fascinado desde muy joven por el cine.
Su primera película es Un perro andaluz de 1929, con un guión escrito entre Dalí y él mismo. 
Es un cortometraje mudo de diecisiete minutos y está considerada la película más significativa del Surrealismo.




Se hace miembro de la Asociación de Escritores y Artistas Revolucionarios. 

En París, Buñuel trabó amistad con André Bretón, Max Ernst, Paul Éluard, Magritte, Tristan Tzara y Louis Aragon, entre otros.
Casado con Jeanne Rucar y tuvo dos hijos. 
Fue contratado por el Museo de Arte Moderno de Nueva York, de allí pasará a Hollywood y posteriormente a México, donde rodó más películas y realizó co-producciones mexicanas y francesas.
Su película Nazarín obtuvo la Palma de Oro en el Festival de Cannes. 
Regresó a España, donde siguió rodando.

Con su película Viridiana obtuvo la Palma de Oro de Cannes y con Simón del desierto, el León de Plata de la Mostra de Venecia. 



Con Belle de jour  recibió en 1967 el  León de Oro de la Mostra de Venecia. 



Se convirtió en el primer director español en conseguir el Premio Oscar a la mejor película de habla no inglesa por El discreto encanto de la burguesía, película que no pudo rodar en España por causa de la censura.


En 1982 publicó sus memorias, tituladas Mi último suspiro.

Falleció al año siguiente, 1983, año en el que recibió un doctorado honoris causa de la Universidad de Zaragoza.




ROBINSON CRUSOE

TÍTULO: Robinson Crusoe o Las aventuras de Robinson Crusoe
AÑO: 1954
DURACIÓN: 89 minutos
PAÍS: México
DIRECTOR: Luis Buñuel
GUION: Luis Buñuel y Hugo Buttler (Basado en la novela de Daniel Defoe, Robinson Crusoe)
MÚSICA: Luis Hernández Bretón y Anthony Collins
FOTOGRAFÍA: Alex Phillips en PatheColor
DECORADOS: Edward Fitzgerald
MONTAJE: Carlos Savaje y Alberto Valenzuela
JEFE DE PRODUCCIÓN: Federico Amérigo
SONIDO: Javier Mateos
MAQUILLAJE: Armando Meyer
AYUDANTE DE DIRECCIÓN: Ignacio Villarreal
REPARTO: Dan O'Herlihy, Jaime Fernández, Felipe de Alba, Chel López, José Chávez Trowe, Emilio Garibay 
PRODUCTORA: Coproducción México-USA, Ultramar Films / Olmec para United Artists
GÉNERO: Drama, Aventuras
SINOPSIS: En 1659, el inglés Robinson Crusoe, es el único superviviente de un naufragio que llega a una isla desierta. 
Tras varios años de soledad, unos caníbales llegan a la isla y Robinsón salva a un nativo que van a sacrificar y le pone el nombre de Viernes. 
Juntos vivirán en la isla algunos años más hasta que aparecen otros marineros.

Buñuel y parte de su equipo en el rodaje de Robinson Crusoe



Luis Buñuel dirigió en México, en 1953, una adaptación cinematográfica de Robinson Crusoe la famosa novela de Daniel Defoe.

Se trata de la primera película en inglés y en color de Buñuel.

La película, cuyos negativos originales se dan por perdidos, fue reconstruida, con todas las limitaciones imaginables, por Televisión Española en 1989. 

Faltan fotogramas y, en ocasiones, algunas secuencias están incompletas y el color se modifica al cambiar de rollo.
En este filme Buñuel contó con interpretes y técnicos norteamericanos exiliados en México a causa del maccarthismo e incluídos en la lista negra de los estudios californianos.





Si quieres conocer algo más de Luis Buñuel, además de ver sus películas, puedes leer su autobiografía titulada Mi último suspiro o visitar esta página dedicada a recordarle en su centenario: